Español     English  

El Poder Profundo de Tomarse de las Manos

Publicado por BBXX World en

Un tributo al tacto

Artículo original de: HuffPost Partner Studio

Hay algo especial acerca de tomarse de las manos con otro ser humano. Todos nosotros somos conscientes de cómo este simple acto puede despertar una intimidad instantánea, elevar nuestra conciencia y expresar una conexión profunda. Esta alquimia de dos manos que se tocan ha capturado tan profundamente nuestra imaginación colectiva, ha sido el tema de nuestros logros artísticos más altos, desde el techo de la Capilla Sixtina, a la poesía de Romeo y Julieta, a las letras de los Beatles.

Pero, ¿qué pasa exactamente al tomarse de las manos, que lo hace tan poderoso? En asociación con Dignity Health, exploramos lo que la ciencia puede decirnos sobre este gesto extendido y misterioso, y cómo puede afectar nuestros cerebros y nuestro bienestar físico, así como nuestras relaciones. Aprendimos que tomarse de las manos, tiene el poder de impactar el mundo.

Patrones

Los seres humanos están programados para buscar el tacto del otro incluso antes de nacer. Si alguna vez has tocado la palma de un bebé recién nacido, probablemente hayas presenciado una de las respuestas instintivas más tempranas para manifestarse en los humanos: el "reflejo de prensión (o de grasping)". Conocido por la ciencia como el reflejo de prensión palmar, el instinto hace que un bebé tome tu dedo y lo apriete fuerte.

Los humanos compartimos este rasgo con nuestros antepasados primates; todavía se puede observar en especies de monos, especialmente en la forma en que los recién nacidos se aferran a sus madres, sin ayuda, para lo que la madre pueda transportar a los dos, con las manos libres.

Los bebés pueden renunciar al reflejo de prensión con el tiempo, pero la importancia y la vitalidad del tacto seguirán siendo esenciales.

Tacto, Una Necesidad De La Vida

Cuantificar el poder del tacto puede ser un desafío para los investigadores: medir el resultado de, digamos, privar a un niño del contacto humano no es ético. Pero un episodio inquietante en Rumania ofreció a los científicos algunas ideas reveladoras sobre lo que puede suceder cuando se nos niega la nutrición que ese toque puede proporcionar.

Charles Nelson, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de Harvard y autor del libro Abandoned Children: Deprivation, Brain Development, and The Struggle for Recovery, dirigió un estudio que midió el progreso del desarrollo de cientos de niños criados en orfanatos rumanos mal administrados. Habían soportado años sin ser sostenidos, acariciados o abrazados, según un informe de Harvard Gazette. Muchos de los niños tenían problemas físicos y retraso en el crecimiento, a pesar de recibir una nutrición adecuada.

Lo mismo parece ser cierto a través de la adultez. Los adultos que no reciben contacto humano regular - una condición llamada hambre de piel o hambre de contacto - son más propensos a padecer enfermedades mentales y emocionales como depresión y trastornos de ansiedad.

Como señalan los psicólogos Alberto Gallace y Charles Spence en la revista Neuroscience and Biobehavioral Reviews, "el tacto es el primero de nuestros sentidos en desarrollarse" y "nuestro medio más fundamental de contacto con el mundo externo". Es más que una sensación reconfortante; el tacto es vital para el desarrollo humano y de la vida.

La “Hormona del Amor”

Claramente, nosotros los humanos vivimos para tocar. Pero, ¿cómo nos sustenta? ¿Qué sucede en nuestros cuerpos y mentes cuando lo que tocamos es la mano de otra persona?

Múltiples estudios, incluido uno realizado en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), muestran que el contacto humano desencadena la liberación de oxitocina, también conocida como "la hormona del amor", en nuestros cerebros. La oxitocina es un neurotransmisor que aumenta los sentimientos de confianza, generosidad y compasión, y disminuye los sentimientos de temor y ansiedad.

La Dra. Tiffany Field, directora del Touch Research Institute (TRI) en la Universidad de Miami/Escuela Miller de Medicina, dice que tomarse de las manos es una de las formas más poderosas de tocar, en parte porque la piel es un órgano sensorial y necesita estimulación, al igual que las orejas y los ojos.

"Cuando los dedos se entrelazan y alguien sostiene tu mano, se estimulan los receptores de presión [que gatillan] lo que se llama actividad vagal", dice Field. "Cuando hay presión en el tacto, la frecuencia cardíaca disminuye, la presión arterial baja y te relajas. Cuando las personas entrelazan los dedos, reciben más estimulación de presión que de la forma habitual de tomarse de las manos ".

El contacto físico -y especialmente tomarse de las manos- se asocia comúnmente a "sentirse bien". Lo que plantea la pregunta: ¿hay algo más que pueda hacer por nosotros el sujetarnos de las manos?

Con el Tacto viene Tolerancia

Como hemos visto, los humanos no son solo criaturas de hábito, también somos criaturas de comodidad. Gravitamos hacia situaciones y personas que nos hacen sentir lo más contentos y seguros posible.

En el estudio científico "Lending A Hand", los neurocientíficos de la Universidad de Virginia y de la Universidad de Wisconsin estudiaron el efecto que tiene el simple acto de un toque humano en personas en situaciones estresantes. En este caso, los participantes experimentaron la amenaza de una descarga eléctrica. Los investigadores llegaron a la conclusión de que un "toque amoroso calma".

A nivel fisiológico, los participantes fueron capaces de lidiar mejor con el dolor y la incomodidad cuando estaban tomados de la mano, porque el acto de tomarse las manos hizo que disminuyeran los niveles de hormonas del estrés como el cortisol en el cuerpo. En otras palabras, si el estrés es contagioso, aparentemente una sensación de calma también es contagiosa.

La Huella Social del Tacto Humano

La investigación científica relaciona el contacto físico con varias áreas importantes de la vida.

A través de múltiples estudios en TRI, Field concluyó que el contacto físico puede afectar varias áreas importantes de la sociedad, incluyendo el manejo del dolor, presión arterial más baja, menos violencia, aumento de confianza, sistema inmune más fuerte, mayor compromiso de aprendizaje y bienestar general.

TRI está extrayendo el potencial del tacto a través de una variedad de estudios actuales, que incluyen cómo el masaje puede ayudar a los bebés prematuros a crecer, y si puede reducir la depresión en mujeres embarazadas de manera que sea menos probable que den a luz prematuramente.

"Si cada bebé prematuro fuera masajeado en EE. UU.", sugiere Field, "en un año se ahorraría unos $ 4.8 mil millones en costos hospitalarios, porque en promedio salen del hospital seis días antes".

Field y sus colegas en TRI tratan a personas con dolor de cadera, típicamente por artritis, y trabajan para reducir la depresión y los problemas de sueño en veteranos que sufren de trastorno por estrés postraumático.

"El tacto reduce el dolor debido a la serotonina que se libera, y con la presión sobre los receptores durante el ejercicio físico, obtienes un sueño más profundo", dice Field.

Tacto Humano: Más Importante Ahora Que Nunca

La ciencia indica que hay un argumento social que alienta tomarse de las manos. ¿Qué nos detiene para acogerlo? La creciente preocupación de hoy por los medios digitales sobre el contacto físico personal puede afectar involuntariamente a las personas de manera negativa.

Aunque pequeño en su alcance, otro estudio del Touch Research Institute sugiere que los adolescentes estadounidenses se tocan entre sí menos que los adolescentes franceses, y son más propensos a un comportamiento verbal y físico agresivo. Otros datos respaldan esta afirmación de que la juventud estadounidense es más violenta y más propensa al suicidio que los jóvenes en otros países. La hipótesis de Field es que tiene que ver con que es una "sociedad tacto-fóbica".

"Oh please, say to me / You’ll let me be your man / And please, say to me / You’ll let me hold your hand" - The Beatles, "I Wanna Hold Your Hand"

"Con este tabú del tacto en el sistema escolar, los niños tienen menos tacto, menos que cuando yo era niña", dice Field. "Estamos tan preocupados de que los niños sean tocados de manera incorrecta que básicamente lo hemos excluido del sistema escolar, y creo que eso es realmente desafortunado".

¿Qué podemos hacer para cambiar este paradigma? Puede ser tan simple como infundir en nosotros mismos la concientización para extender una mano más a menudo a aquellos en nuestras vidas que más nos importan. Una cosa es cierta: nuestros cuerpos enteros, desde nuestros nervios hasta nuestro cerebro, responden positivamente al tacto y lo anhelan desde el momento en que nacemos. Ya sea por instinto, comodidad, intimidad o amor, el tacto nos acerca más unos a otros, tanto física como emocionalmente -y es una necesidad para nuestro bienestar general.

Bienestar Educación Estudio Fortalece tu Intimidad intimidad pareja relaciones

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados